CAJAGRANADA presenta la exposición dedicada al pintor granadino Gabriel Morcillo

Diego Oliva, junto a los tres comisarios de la exposición: Eduardo Quesada, Miguel Arjona y Fernando Carnicero
21 de Diciembre, 2017

El Centro de Exposiciones de CAJAGRANADA en Puerta Real acoge de la exposición dedicada al insigne artista granadino, que estará abierta hasta el 1 de abril de 2018, y que reivindica la fascinante obra de un granadino universal.

La exposición, comisariada por Fernando Carnicero, Eduardo Quesada y Miguel Arjona; muestra las singularidades del trabajo de Morcillo y de su propio carácter tendente a lo hermético, pausado y fuera de cualquier injerencia, tanto vital como artística, capaz de crear toda una iconografía de raíz mítica sobre el esplendoroso pasado árabe de su amada ciudad.

En la inauguración de la exposición, el jueves 21 de diciembre a las 20 horas, participarán el alcalde de Granada, Francisco Cuenca, y representantes de la familia de pintor Gabriel Morcillo.

 

CAJAGRANADA Fundación ha presentado su última exposición del año, dedicada al artista granadino Gabriel Morcillo, que consta de más de medio centenar de piezas representativas de toda su carrera y que se exhibe en el Centro de Exposiciones de CAJAGRANADA en Puerta Real, desde hoy y hasta el 1 de abril de 2018 y cuya inauguración vespertina contará con la presencia del alcalde de Granada, Francisco Cuenca, y de una representación de la familia del pintor.

La presentación de la muestra dedicada a Morcillo ha contado con el director de CAJAGRANADA Fundación, Diego Oliva Rodríguez; y por dos de los comisarios de la exposición, Eduardo Quesada y Fernando Carnicero, quienes se han mostrado muy satisfechos por recuperar el legado artístico de uno de los grandes artistas granadinos del siglo XX, agradeciendo a CAJAGRANADA Fundación su compromiso en la difusión de la obra de un pintor de referencia.

Efectivamente, tal y como explicó Diego Oliva, “tres décadas después de las últimas exposiciones monográficas dedicadas a Gabriel Morcillo, impulsadas en su momento por las dos cajas de ahorros granadinas, la General y la Provincial con motivo del centenario de su nacimiento, en 1887, CAJAGRANADA Fundación considera que es buen momento para reivindicar su figura y para mostrar al público una muestra con algunas de las piezas más señaladas de su trayectoria artística”.

Continuó señalando Diego Oliva que “para CAJAGRANADA Fundación es un orgullo terminar el año 2017 y abrir el 2018 con una exposición que supone un contrapunto a la programación de este año, en la cual hemos tenido ocasión de exhibir las fotografías ya clásicas de celebridades del cine y la música captadas por el británico Terry O’Neill, la colección de pintura antigua española de Lladró y, últimamente, el trabajo de los creadores de las vanguardias en torno al París de la diseñadora Coco Chanel. Esta variedad temática tan ecléctica es seña de nuestra Fundación desde hace muchos años y con ella pretendemos revitalizar y participar en el discurso cultural de Granada auspiciando siempre calidad en nuestros proyectos con vocación de calado sociocultural”.

Diego Oliva terminó su intervención con un sentido agradecimiento: “Esta muestra no hubiera sido posible sin la colaboración concurso de muchos colaboradores; en primer lugar la valiosa colaboración y la excelente coordinación de los comisarios de la muestra, seguidos de instituciones como el Excmo. Ayuntamiento de Granada, la Escuela de Arte y el Colegio Oficial de Arquitectos de Granada y de todos aquellos coleccionistas que desinteresadamente se desprenden de sus obras durante unos meses para que puedan ser vistas por el gran público. A todos ellos nuestro reconocimiento y enorme gratitud”.

Contenido de la exposición dedicada a Gabriel Morcillo

Comisariada por Eduardo Quesada, Fernando Carnicero y Miguel Arjona, la muestra dedicada a Gabriel Morcillo refleja la trayectoria del que ha sido, durante décadas, un artista de gran prestigio en España y en Granada. Un artista, además, al que su singular personalidad le ha hecho célebre no solo en los círculos artísticos.

Desde joven obtuvo el reconocimiento de la crítica, por lo que prácticamente desde sus inicios su carrera ascendió rápidamente. Tendría la admiración de su mentor Luis Seco de Lucena y la de Manuel Gómez-Moreno González, y los parabienes de su maestro Cecilio Pla, y gozaría de la amistad y el respeto de Federico García Lorca, que lo consideraría un gran artista, aun cuando

Lorca se inclinara finalmente por las vanguardias y defendiera en consecuencia el arte nuevo.

Pudo haber proyectado su actividad fuera de España, donde no cabe duda de que habría tenido un enorme éxito, especialmente en los años diez y veinte, cuando el arte español lograba sus mayores triunfos fuera de nuestras fronteras; pero por propia voluntad no lo hizo, aunque sí llegó a mostrar sus lienzos en Nueva York y en Buenos Aires, así como en la Bienal de Venecia de 1928.

Morcillo optó por permanecer en Granada, donde llevó a cabo su obra de una forma muy autónoma, sin mantener demasiadas relaciones con los círculos artísticos de fuera de la ciudad y desarrollando una pintura cada vez más personal. Con ese espíritu poco expuesto hacia afuera creó su carmen del barrio del Realejo, un entorno apropiado para su creatividad, en el que también reflejó su sensibilidad artística en su arquitectura, su jardín y su decoración.

Tras la Guerra Civil Española seguiría siendo un pintor de gran renombre, y expondría su obra fuera de España una vez más; sería en Berlín, junto a otros importantes artistas españoles. Recibiría varios encargos de retratos de Francisco Franco, que poseería otras pinturas suyas. En esas fechas ya era director de la Escuela de Artes y Oficios de Granada y académico de San Fernando.

Su prestigio iría unido a su presencia en las colecciones de la alta burguesía y la aristocracia españolas, logrando una buena posición en el moderado mercado artístico nacional de la época —desde los años cuarenta hasta los sesenta—, todo ello con una producción más bien escasa, dado su personal método de trabajo y su conocida falta de voluntad de fomentar cualquier comercio con sus cuadros.

Cuando fallece Morcillo en 1973, el establecimiento del arte abstracto en la escena artística española era una realidad que llevaba prácticamente implícita una falta de interés o incluso un rechazo hacia el arte tradicional, y por tanto hacia un artista como él, por lo que su valoración en el mercado del arte bajaría con respecto a la que disfrutó en vida. Probablemente, esto ya ocurría antes de su fallecimiento, y duraría hasta mediados de los años ochenta, cuando sus precios comenzaron a ascender progresivamente hasta los años noventa y los dos mil.

Información práctica sobre la exposición dedicada a Gabriel Morcillo

Entrada gratuita

Horario de la sala:

  • De martes a viernes de 18.30 a 20.30 horas.
  • Sábados: de 12 a 14 horas y de 18.30 a 20.30 horas
  • Domingos y festivos: de 11 a 15 horas.
  • Lunes cerrado

Fechas: del 21 de diciembre de 2017 al 1 de abril de 2018

Lugar: Centro de Exposiciones CAJAGRANADA-Puerta Real Acera del Casino, 7. Granada Telf.: 958 227 791

Toda la Actualidad

en CAJAGRANADA Fundación

Facebook
Twitter
Google +
CAJAGRANADA Fundación