Más de 3.000 personas han visitado ya la muestra dedicada a Gabriel Morcillo, en el Centro de Exposiciones de CAJAGRANADA en Puerta Real

Presentación de la exposición de Morcillo con Diego Oliva, a la izquierda, y los tres comisarios de la muestra
12 de Enero, 2018

En el último cuatrimestre del año, uno de los centros expositivos y culturales de referencia en Granada atrajo a 15.000 visitantes a la muestra dedicada a Coco Chanel y a más de 5.500 a la exposición de ilustraciones Hnegra.

Estas exposiciones, junto a las exitosas muestras dedicadas a Terry O’Neill y a la colección de pintura antigua de la Familia Lladró, desarrolladas antes del verano, convirtieron al Centro de Exposiciones de CAJAGRANADA en Puerta Real en uno de los espacios culturales más apreciados por el público, a lo largo del 2017.

Inaugurada el 21 de diciembre, la exposición retrospectiva dedicada al pintor granadino Gabriel Morcillo en el Centro de Exposiciones de CAJAGRANADA en Puerta Real ha cosechado ya más de 3.000 visitas, una cifra muy reseñable para la temporada navideña.

El éxito de la exposición dedicada a Morcillo hay que sumarlo a los 15.000 visitantes que pasaron por la muestra dedicada a Coco Chanel, a lo largo del último cuatrimestre del pasado año, y a las más de 5.500 personas que, a lo largo del mes de octubre, visitaron la exposición Hnegra, organizada junto al festival Granada Noir y dedicada al papel de la mujer en el género negro contemporáneo.    

Para Diego Oliva, director de CAJAGRANADA Fundación, “es un orgullo que miles de personas visiten, cada mes, nuestra oferta expositiva. Es la mejor prueba para avalar el buen trabajo realizado diariamente por quienes trabajamos para que Granada cuente con un referente expositivo de primer orden. Ofrecemos una oferta cultural abierta y gratuita, dirigida a todos los públicos y a todos los sectores de la sociedad, con un denominador común: la calidad. Así, a lo largo del pasado año, el Centro de Exposiciones de CAJAGRANADA en Puerta Real también acogió las fotografías ya clásicas de celebridades del cine y la música captadas por el británico Terry O’Neill y la colección de pintura antigua española de Lladró, antes del verano. Una exposición, esta última, que tuvo tanta aceptación que tuvo que ser prorrogada, a petición popular”.

Exposiciones en cartel, en Granada capital

CAJAGRANADA Fundación cuenta ahora mismo con dos excelentes exposiciones abiertas, en Granada capital.

Así, el Museo CAJAGRANADA acoge la exposición “Intermedios. La cultura escénica en el primer tercio del siglo XX español”, que se podrá visitar hasta el próximo 4 de marzo de 2018, organizada por Acción Cultural Española (AC/E) y CAJAGRANADA Fundación, que realiza una reflexión contemporánea y original de los géneros escénicos de la vanguardia española del siglo XX, entre 1900 y 1936.

El proyecto concebido y comisariado por Aurora Herrera, se plantea, a través de más de 100 piezas  entre originales y reproducciones, como una experiencia para explorar la cultura escénica de ese momento y a sus protagonistas: actrices, bailarinas y cantantes, actores, bailaores y bailarines, artistas, escenógrafos y directores de escena, directores de cine, creadores de efectos especiales, artistas circenses, escenógrafos, titiriteros, etc.

“Intermedios. La cultura escénica en el primer tercio del siglo XX español” se enmarca en los orígenes de la performance y de las prácticas pluridisciplinares de tipo teatral y performativo que inspiraron y alimentaron el territorio del arte contemporáneo español: el teatro, la copla, el circo, el cabaret, el music–hall, el cuplé, la revista, las arquitecturas efímeras ligadas al carnaval, la literatura-dramaturgia, la escenografía teatral, la danza, el cine o los experimentos cinéticos y cinematográficos de la España del primer tercio del siglo XX, los efectos especiales o el diseño gráfico aplicado a la comunicación escénica.

La muestra tiene un marcado carácter audiovisual, siendo el cine (fragmentos de películas) y el documental los testigos principales en la exposición pero acompañados por otros documentos como fotografías, audiciones, carteles, cartas, documentos, atrezzo, recortes de prensa y periódicos, dibujos, pinturas, objetos, textos, etc.

Por un lado, la referida muestra dedicada a Gabriel Morcillo, que consta de más de medio centenar de piezas representativas de toda su carrera y que se exhibe en el Centro de Exposiciones de CAJAGRANADA en Puerta Real hasta el 1 de abril de 2018 y cuya inauguración contó con la presencia del alcalde de Granada, Francisco Cuenca, y de una representación de la familia del pintor.                                                                                                                  

Comisariada por Eduardo Quesada, Fernando Carnicero y Miguel Arjona, la muestra dedicada a Gabriel Morcillo refleja la trayectoria del que ha sido, durante décadas, un artista de gran prestigio en España y en Granada. Un artista, además, al que su singular personalidad le ha hecho célebre no solo en los círculos artísticos.

Desde joven obtuvo el reconocimiento de la crítica, por lo que prácticamente desde sus inicios su carrera ascendió rápidamente. Tendría la admiración de su mentor Luis Seco de Lucena y la de Manuel Gómez-Moreno González, y los parabienes de su maestro Cecilio Pla, y gozaría de la amistad y el respeto de Federico García Lorca, que lo consideraría un gran artista, aun cuando

Lorca se inclinara finalmente por las vanguardias y defendiera en consecuencia el arte nuevo.

Pudo haber proyectado su actividad fuera de España, donde no cabe duda de que habría tenido un enorme éxito, especialmente en los años diez y veinte, cuando el arte español lograba sus mayores triunfos fuera de nuestras fronteras; pero por propia voluntad no lo hizo, aunque sí llegó a mostrar sus lienzos en Nueva York y en Buenos Aires, así como en la Bienal de Venecia de 1928.

Morcillo optó por permanecer en Granada, donde llevó a cabo su obra de una forma muy autónoma, sin mantener demasiadas relaciones con los círculos artísticos de fuera de la ciudad y desarrollando una pintura cada vez más personal. Con ese espíritu poco expuesto hacia afuera creó su carmen del barrio del Realejo, un entorno apropiado para su creatividad, en el que también reflejó su sensibilidad artística en su arquitectura, su jardín y su decoración.

Toda la Actualidad

en CAJAGRANADA Fundación

Facebook
Twitter
Google +
CAJAGRANADA Fundación